Skip to main content
Noticias

10 de septiembre: Día Mundial para la Prevención del Suicidio

By 4 septiembre, 2023No Comments

Investigadores/as del Servicio de Evaluación del Servicio Canario de la Salud (SESCS), la Fundación Canaria Instituto de Investigación Sanitaria de Canarias (FIISC), el Servicio Canario de la Salud (SCS),  la Universitat Autónoma de Barcelona y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) han elaborado un  informe de Evaluación de Tecnologías Sanitarias denominado “Aplicaciones de software para la prevención e intervención en personas con riesgo de suicidio: efectividad, seguridad y coste-efectividad”. El informe ha sido recientemente publicado en la página de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (RedETS).

Puedes consultar el informe completo en el siguiente enlace: 

https://redets.sanidad.gob.es/productos/buscarProductos.do?metodo=detalle&id=1151

A continuación se resumen los principales puntos de informe:

El suicidio es un importante problema socio-sanitario y de salud pública. En España se suicidaron 4003 personas en 2021, aproximadamente 11 personas al día (una tasa de 8.4 muertes por 100 000 habitantes).  Las causas que pueden llevar a una persona a considerar el suicidio son muy variadas: las personas con problemas de salud mental como la depresión o la esquizofrenia tienen una mayor probabilidad de mostrar conductas suicidas, pero estas también pueden ocurrir simplemente en respuesta a situaciones vitales estresantes como un reciente diagnóstico médico, la pérdida de un allegado o la pérdida del empleo o la vivienda. Es importante desarrollar estrategias y métodos para detectar personas en riesgo de suicidio y posibilitar la aplicación de intervenciones preventivas. En las últimas décadas se ha incrementado el uso de tecnologías de la información y comunicación en el ámbito de la salud, con el objetivo de promover estilos de vida saludables, proporcionar información sobre enfermedades y sus tratamientos o poner en contacto telemático a profesionales y pacientes. Entre estas tecnologías se encuentran las aplicaciones de software, comúnmente conocidas como apps, para su uso en teléfonos móviles y ordenadores.

Los objetivos de este informe son: 

1) Evaluar si estas apps realmente son eficaces en la prevención de las ideas y conductas suicidas, así como de otros síntomas psicológicos asociados a ellas. 

2) Cómo son valoradas por las personas que las usan y qué aspectos incrementan o dificultan su aceptación y uso.

3) Evaluar si su eficacia justifica el coste económico para la sociedad o para el sistema público de salud, y cuál será dicho coste. 

4) Identificar apps para la prevención del suicidio desarrolladas en el contexto español. 

Para cumplir estos objetivos, se realizaron varias revisiones sistemáticas de la literatura científica, así como análisis económicos. 

Los principales resultados de este informe muestran que estas apps pueden reducir, aunque de forma modesta en promedio, la frecuencia con que las personas en riesgo de suicidio piensan en suicidarse, así como su nivel de depresión, desesperanza, ansiedad y preocupación. No obstante, cabe mencionar que sería recomendable llevar a cabo nuevos estudios para mejorar la fiabilidad de estas apps y que sirvan para mejorar la calidad de esta evidencia científica en el futuro. 

Para que sean bien aceptadas y usadas por las personas en riesgo, las apps deberían ser sencillas de manejar, de aspecto atractivo, con alto nivel de personalización, no demandantes o estresantes, que ofrezcan recursos de apoyo profesional y social, y cumplir los requisitos necesarios de seguridad y confidencialidad. Dada la incertidumbre comentada sobre su efectividad en la reducción de intentos y muertes por suicidio, no es posible saber si la efectividad de estas apps compensa su coste económico. Sin embargo, el análisis realizado muestra que este coste no es alto en lo que se refiere a su desarrollo y mantenimiento.