Skip to main content
Atención sanitaria y tratamientosDepresiónExperiencias de pacientes

Atención de la depresión a través de Psiquiatría

By 8 diciembre, 2014abril 28th, 2020No Comments

prevención y tratamiento de los trastornos mentales. La depresión es un trastorno de la salud mental que puede requerir de la atención profesional de un/a profesional de psicología clínica o médica/o psiquiatra.

La salud mental es definida por expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS, octubre de 2011) como “el estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.
Dependiendo de otros factores, si la depresión es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos – mediante Psicoterapia -, pero cuando tiene carácter moderado o grave puede requerir medicamentos (fármacos antidepresivos) y/o Psicoterapia (Tratamiento combinado).

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente, y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo y la capacidad para afrontar la vida diaria.

SÍNTOMAS

En los siguientes testimonios, los entrevistados narran su experiencia con la atención recibida desde psiquiatría.

Antonia fue al psiquiatra y mejoró en varios aspectos de su salud, como por ejemplo en su peso, un tema que también le preocupaba. Se sentía cómoda y remarca el lenguaje comprensible que utilizaba su psiquiatra.

“El psiquiatra me trato la depresión y yo me puse mejor. Yo me puse mejor e inclusive adelgacé. Adelgacé porque hacía más ejercicios, me movía más. Un señor buenísimo, encontré la imagen, indudablemente, si una persona, que tú puedes hablar, encuentra que te entiende y aunque él no te entienda pero tú le hablas, no le hablas en un lenguaje extraño. Yo he tenido, como todas las personas que son crónicas, períodos de encontrarme médicos que hablan en un lenguaje extraño. Pero no porque sea raro ni nada, no sé, no, porque no. Este señor, con una cosa y no sólo me llevó a mí, me cogió a mí, pero es que fue mi padre, fue mi hermano y fue todo. Yo terminé abrazándome a él cuando salí.”

A María del Carmen el psicólogo de la seguridad social le hizo algunos tests y luego la derivó a psiquiatría. Ella piensa que el psiquiatra debería conocer más de su historia para obtener resultados positivos en el tratamiento.

“Yo veo que cada uno pues hace lo que puede. Pero a veces, pues eso, me he visto un poco pues como si fuera que ellos empiezan, así, por el a, e, i, o, u y no llegan tan lejos. Veo que no ven, que no entienden mucho el problema. Porque para que lleguen a conocerte y a entenderte tendrías que contarles un montón de cosas muchos días. Tendrías que tener mucha más relación con ellos. Y como eso no puede ser, pues, pues veo que no… Al principio salías… pues eso, parece que eso de ir al psiquiatra te aliviaba, ibas con una esperanza, con una cosa que… Claro, la ignorancia al principio, que piensas que las cosas se curan y hay cosas que no se curan. Entonces ibas así con la esperanza y salías un poco así de la consulta, un poco decepcionada. Pero luego te das cuenta que es lo que hay, que es así y que ellos hacen todo lo que pueden.”

El psiquiatra de Myriam probó con diferente medicación para tratar su trastorno depresivo mayor y como no hubo mejoría ella le propuso la derivación a psicoterapia. Ella siente que el escaso tiempo en la consulta, sumando a la falta de escucha, hacen que los profesionales parezcan poco sensibles al sufrimiento del paciente (Link con Opciones terapéuticas y Tratamientos combinados).

“El psiquiatra siguió probando con todo lo que encartaba, fue cuando le propuse hacer psicoterapia y me dijo que bueno, que en todo el centro había un psicólogo, que principalmente estaba para los pacientes que estaban ingresando, lo cual es bastante lógico pero yo no me podía permitir una terapia particular. Insistí en hacer psicoterapia porque yo necesitaba hablar del tema y bueno, no. El médico en su momento no lo consideró oportuno, también pienso que no lo consideró oportuno porque había un psicólogo en todo el centro y supongo que estaría desbordado. No, un poco es cubre el expediente ¿no? O sea: “-Tómate esto. ¿Cómo va? ¿Duerme? ¿No duerme?”. Yo entiendo que el tiempo es… que disponen de poco ¿no? pero muchas veces se pierde la sensibilidad, que lo que tiene adelante es un ser humano que sufre.”